Bogotá

In this body

Screenings at Espacio Odeón (Bogotá, Colombia) and Museo La Tertulia (Cali, Colombia)

In this body: Fikret Atay, Adelita Husni-Bey, Christian Jankowski, Beatriz Santiago Muñoz, Bárbara Wagner & Benjamin de Burca

Essay by Éricka Flores

We have learned that body and mind are split into two different entities and that one overpowers the other. We talk about the relationship between mind and body, of the power of the former over the latter. We often forget that our history is inscribed in our bodies, that the body has a memory, that it “speaks”, that it resists. It is perhaps only when the body feels vulnerable, when it is attacked, when it bursts or when it hurts that we listen to it. All that we understand in our minds is lived and inhabited our bodies: oppression is exerted on bodies, violence transgresses them, hunger is felt within the body, dispossession is lived by unsheltered bodies; bodies work, feel tired, hunch, become short-sighted, suffer carpal tunnel syndrome. Bodies also get together, resist, strike, demonstrate, they shout, dance, sing, laugh, and love. We’re not “more than a body”, we’re pure body.

Hemos aprendido que la mente y el cuerpo son dos entidades escindidas y que una tiene un lugar de poder sobre la otra. Hablamos de la relación mente/cuerpo, del poder de la mente sobre el cuerpo, el cuerpo siempre subordinado a lo que la mente desea, dice, quiere. El cuerpo que se disciplina o se acomoda a la voluntad de la mente o la mente que ignora por completo a un cuerpo que está siempre hablando. Olvidamos con frecuencia que nuestra historia está en nuestros cuerpos, que el cuerpo tiene memoria, que narra, que resiste. Quizás es solamente cuando el cuerpo se siente vulnerable, cuando se atenta directamente contra él, cuando estalla o cuando duele que escuchamos lo que dice. Todo eso que entendemos en la mente, se vive y se habita en el cuerpo, la opresión se ejerce sobre unos cuerpos, la violencia transgrede a esos cuerpos, el hambre se siente en el cuerpo, el despojo le sucede a unos cuerpos que se quedan sin resguardo; son los cuerpos los que trabajan y se cansan y se joroban y se quedan miopes y se “tunelcarpean”. También son los cuerpos los que se juntan, los que resisten, los que se paran, los que marchan, los que gritan, los que bailan, los que cantan, los que se ríen y se enamoran. No somos “más que un cuerpo”, somos puro cuerpo. 

Los videos que seleccionamos para esta sesión ponen su atención sobre ese cuerpo que somos, bien sea a través de la historia de un pueblo que es contada por el baile de unos niños en un cajero, o el cuerpo desencajado y llevado al éxtasis para “perder la cabeza”, o el cuerpo que juega e intenta aprender, o en el que se manifiestan formas de clase, raza, género, o el cuerpo que se trata de disciplinar pero que se rompe y a veces fracasa.